¿QUÉ ES EL TÉ BLANCO?

By Victoria Bisogno

El té blanco es conocido como “el té de la belleza” por su alto contenido de antioxidantes. Es uno de los tipos de té más delicados y exclusivos. Debido a que muchos de los tés blancos tienen gran contenido de brotes (hojas incipientes, que aún no se han desarrollado como tales), su precio es de los más altos del mercado, ya que resulta más difícil su recolección. Imaginemos estar en un campo sembrado con plantas de té. Para recoger los pequeños brotes, que suelen medir entre 1 y 2,5 centímetros de longitud) es necesario realizar un trabajo manual muy delicado, que generalmente está hecho por mujeres.

Según una popular leyenda, antaño, jóvenes doncellas del imperio de China se dirigían a los jardines sagrados del té, recolectaban las hojas con tijeras de oro y a continuación servían la infusión en la taza del Emperador, elaborada con agua muy pura. Nadie sabe a dónde se encuentran esos jardines sagrados, cuna de ese té blanco, pero según dicen, “los pocos que lograron descubrir el misterio fueron inmediatamente ejecutados…” (Opio, Maxence Fermine).

Hoy sabemos con certeza que los mejores tés blancos vienen de China, en particular de la provincia de Fujian, aunque algunas otras provincias chinas y otros países también lo elaboran, como Sri Lanka (con su Ceylon Silver Needles), Darjeeling y Hawaii.

Como te conté antes, el té blanco es muy conocido por su alto nivel de antioxidantes, compuestos que ayudan a evitar enfermedades y combatir los radicales libres, responsables del envejecimiento. Así es como el té blanco se convirtió en un ingrediente base de muchas cremas faciales, perfumes y otros productos de belleza y cuidado personal.

En cuanto a su perfil sensorial, comparado con los demás tipos de té, el té blanco es el más delicado y sutil. Muchos de los tés blancos se encuentran en el mercado aromatizados con jazmín, debido a que pocos paladares son capaces de descubrir la complejidad y exquisitez del sabor de esta variedad. Toma un poco de tiempo y estudio del análisis sensorial del té, pero con la práctica todos estamos capacitados para descubrir ese inmenso abanico de aromas que despliegan los tés blancos, que pueden ir desde las notas a miel, a rosas, a vegetales cocidos y a pan tostado.

Como recomendación, si quieres descubrir todo el encanto del té blanco, te sugiero beberlo sólo (sin acompañamiento) para que nada interfiera en tu experiencia sensorial y disfrute de este delicado té.

Los más famosos son Yin Zhen Silver Needles y el Pai Mutan (o Bai Mudan), ambos tés chinos, y también los podemos encontrar en blends como mi “Amoroso”.

Descubrir el té blanco es un viaje a través de los sentidos. ¿Te atreves a ser parte?

#LaCulturaDelTe

Descubre más sobre el té blanco en el libro: “Manual del Sommelier de Té” de Victoria Bisogno y Jane Pettigrew.
Del Nuevo Extremo (2014)

Recommended Posts

Dejar un comentario