La cata del té: desenmascarando mitos

cata de té

La cata del té es un proceso a través del cual buscamos identificar el aroma, el color, la forma, la textura, el gusto y otros atributos o cualidades del té y expresarlos con palabras.

 

La cata del té: desenmascarando mitos

by Victoria Bisogno

Seguro alguna vez te has preguntado qué se necesita para ser un buen catador de té, o si acaso las personas expertas en esta materia tienen los sentidos más desarrollados que el resto. La respuesta es simple:
todos, absolutamente todos, podemos catar té. Salvo que tengas alguna afección médica que te impida usar alguno de tus sentidos como el olfato (anosmia) o el gusto (ageusia). Dominar la cata del té lleva tiempo, dedicación y sobre todo requiere de mucha paciencia y disciplina, pero todos y cada uno de los seres humanos tenemos la capacidad de convertirnos en catadores de té.

Si estás iniciando tu camino junto al té y deseas convertirte en un catador profesional, te recomiendo comenzar formándote como Sommelier de Té  para luego especializarte en el uso de los sentidos en el curso de Catador de Té.
Ahora bien, ¿qué es la cata del té? ¿cómo la podemos definir? La cata del té es un proceso a través del cual buscamos identificar el aroma, el color, la forma, la textura, el gusto y otros atributos o cualidades del té y expresarlos con palabras. Sin embargo, para poder ordenar toda esta información es necesario contar con un método, una serie de pasos determinados, como lo es la técnica de cata.

Cuando me introduje en el mundo del té, todavía trabajaba como ingeniera y tenía la necesidad de contar con información formal y estructurada para poder estudiar y entender las cosas. Por ejemplo, cuando buscaba información sobre tés que no conocía, me encontraba con descripciones como “este es un té suave y aromático” o “este es un té intenso y delicioso”. Pero claro, esa información no me era suficiente. ¡El té nos ofrece un mundo inmenso para descubrir a través de los sentidos! ¿Por qué nadie expresaba descripciones más técnicas y completas sobre el té?

Es por eso que decidí trabajar en el desarrollo de una técnica de cata, la cual fui transformando con los años para adaptarla a las nuevas necesidades del mercado. La creé en el año 2009, en 2010 presenté esta técnica de cata en la primera edición de Manual del sommelier de té y en el 2013 la presenté en una conferencia en la World Tea Expo (la exposición mundial del té que se realiza anualmente en Estados Unidos). Esta metodología tuvo gran aceptación y hoy es utilizada por profesionales del té de todo el mundo.

Volviendo al té en hebras, cuando estuve en Japón tuve la oportunidad no sólo de hablar con su gente sino también de participar en la primera cosecha de té del año, todo un privilegio para un amante del té.

En resumidas palabras y para que comprendas fácilmente, la técnica de cata permite estudiar el té en sus tres fases: la hebra seca, la hebra humectada y el licor (el líquido que obtenemos luego de infusionar las hojas de té). Su objetivo es identificar y describir las características organolépticas del té, como su color, forma, aroma, etcétera, en referencia a elementos que conocemos, desde una perspectiva lo más objetiva posible. Así, la técnica de cata permite realizar un análisis profundo de cualquier té con un método científico, llegando a resultados confiables, más allá del contexto sociocultural de la persona que ejecuta la cata.

Por otro lado, seguro has escuchado hablar de la “degustación de té”, pero ¿a qué nos referimos? ¿es lo mismo que la cata de té? La respuesta es no, ya que para realizar una degustación no se precisa ningún tipo de entrenamiento previo. En la cata del té, como dije anteriormente, se realiza el análisis sensorial para la evaluación del té y éste, al ser un método científico experimental, tiene la diferencia de que aporta resultados confiables, medibles y comparables.

Si quieres aprender a usar tus sentidos para disfrutar del té , te invito a leer mi nuevo libro “La Cata del Té”

¿Qué finalidad tiene la cata?

La cata de té puede tener distintas finalidades circunstanciales, como las que se detallan a continuación, toma nota:

  • Realizar una cata por puro placer o diversión
  • Evaluar y seleccionar un té para consumo personal.
  • Realizar una cata con una finalidad educativa, informativa o comercial:
    • Conocer el perfil sensorial de un determinado té. Distinguir sus características organolépticas, sus fortalezas y debilidades.
    • Analizar el estado de conservación de un té.
    • Evaluar la calidad de un té.
    • Comparar tés de distinta cosecha, cultivar, origen, etcétera.
    • Evaluar y seleccionar tés para realizar una compra.
    • Evaluar y seleccionar tés para la venta.
    • Evaluar la calidad de un té durante su evolución en almacenamiento.
    • Evaluar la calidad de un té durante su añejamiento.
    • Evaluar y seleccionar un té para usar como base en un tea blend.
    • Evaluar y seleccionar tés para su utilización en un servicio de té.

Es increíble como algo tan simple y cotidiano como beber un té puede transformarse en toda una experiencia sensorial que nos transporta a un nivel superior de conocimiento, descubrimiento y disfrute. ¿Qué estás esperando para vivir la experiencia?

#LaCulturaDelTe

 

Deja un comentario con tu cuenta facebook: