LA Cultura del Té: De la tierra al espíritu

La Cultura del Té

A menudo usamos la palabra cultura para referirnos a distintas cosas y situaciones, ya que el empleo de la misma se ha ido extendiendo en nuestro lenguaje abarcando nuevos conceptos que en su origen no tenía.

El término cultura proviene del latín cultus que a su vez deriva de la voz colere que significa “cultivar la tierra”. En sus orígenes se usó para designar una parcela de tierra cultivada y, luego, fue cambiando su significado al de la acción del cultivo de la tierra.

Posteriormente, con el paso de los años, la palabra cultura fue adquiriendo una connotación metafórica, y fue evolucionando su concepto desde la práctica del cultivo de la tierra (que es la agricultura) hacia la práctica del cultivo del espíritu y de las facultades intelectuales.

Esta última acepción es la que actualmente se mantiene y predomina en el lenguaje cotidiano, y de esta manera, una persona culta es aquella que tiene un gran interés y posee entendimiento en distintas áreas del conocimiento. Decimos entonces que la cultura es el conjunto de todas las formas y expresiones que posee el ser humano, y como tal incluye costumbres, prácticas, normas de comportamiento, sistemas de creencias, etc.

Dice la UNESCO que “…la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos…”.

La cultura del té

Quizás pocas cosas en el mundo puedan aproximarnos tan bien al concepto de cultura como el té, ya que ambos nacen del cultivo de la tierra y culminan en el cultivo del espíritu. Su historia ancestral, sus mitos y leyendas, y la diversidad de personas y naciones que lo han cultivado y consumido en todo el mundo y por miles de años imprimiéndole su encanto son solo algunos de los elementos que siempre tendremos para experimentar, conocer y cultivar acerca del té.

El buen té es un fruto de la tierra, se cultiva con mucho conocimiento y amor para que, al llegar a nosotros, nos adentremos en él y conociéndolo cuidadosamente podamos disfrutarlo y compartirlo con personas y momentos que enriquezcan nuestra alma y cultiven nuestro espíritu.

El Club del Té existe para difundir la cultura del té, ya que el té es cultura desde su mismo origen.

#LaCulturaDelTe

Fuente: “Manual del Sommelier de Té” de Victoria Bisogno y Jane Pettigrew.
Del Nuevo Extremo (2014)

Deja un comentario con tu cuenta facebook: