Los valores del té: un regalo a la humanidad

Los valores del té

A lo largo de la historia del té, se han desarrollado muchos valores entre los conocedores y especialistas que lo han elaborado y saboreado. Desde entonces, esos valores han sido transmitidos por los amantes del té de generación en generación. Ahora es el momento de compartir las buenas noticias del té con todo el mundo. ¡Deja que nuestra voz sea escuchada!

 

Los valores del té a lo largo de la historia

Algunos de los valores del té se originaron en las cultura que han elaborado esta poción encantadora durante siglos, como es el caso de China. Otros valores surgieron de la filosofía que dio origen a los rituales, como se demostró en Japón. Por otro lado, se están cultivando diferentes valores con la agricultura moderna, que protege el medio ambiente y a los productores. Finalmente, nuevos valores están floreciendo en todas partes, como una necesidad de equilibrar el estilo de vida rápido y caótico de nuestro mundo de hoy en día.

Es muy notable la marca indeleble que ha dejado la cultura china al hablar sobre el valor de la paciencia. La mano de obra delicada, las horas, días y, a veces, años de dedicación en los utensilios de té hechos a mano, como teteras y cuencos, demuestran la importancia de la disciplina, el trabajo duro y la experiencia al realizar una tarea. También podemos ver esa dedicación, trabajo artesanal y tiempo dedicado, en la fabricación de té: los productores tienen que preparar el suelo, cultivar y nutrir la planta, luego esperar la estación del año apropiada para cosechar cuidadosamente las hojas y procesarlas según las antiguas tradiciones… ¡puede tomar de cuatro a cinco años para producir la primera taza de té! Todos estos pasos requieren una gran cantidad de dedicación y paciencia; que probablemente muchos de nosotros nunca estaríamos dispuestos a invertir.

Otras culturas, como la India, destacan el valor de la armonía con la naturaleza y con otras personas. La conexión del cuerpo con el alma, ser parte de la naturaleza… También podemos ver el crecimiento del uso responsable de los recursos naturales y el comercio justo como nuevos valores relacionados con el té.

Los valores del té en Japón se consolidan en su ceremonia, que es un reflejo de su cultura. La ceremonia del té japonesa, Chanoyu, está directamente relacionada con el budismo zen. Se basa en cuatro principios: respeto, armonía, pureza y tranquilidad. El respeto está representado en la actitud que toman el anfitrión y los invitados, en el uso de los utensilios, en la forma en que el maestro prepara el té y en la forma en que los participantes aprecian la bebida. La armonía tiene que estar presente todo el tiempo en cada movimiento y en la relación de la gente con el entorno. Durante el ritual, los participantes deben mantener una tranquilidad constante para poder conectar su espíritu con la naturaleza, lo que requiere de una purificación previa. El valor de la pureza se simboliza mediante el lavado de las manos y la boca antes de entrar en la casa de té, y representa la pureza del corazón de los participantes.

Los nuevos valores del té

Por último, he mencionado los nuevos valores que surgen del estilo de vida actual. El ritmo de vida rápido que tenemos hoy en día nos obliga a estar constantemente pensando en el futuro, a planificar, a estar en la búsqueda de oportunidades … el té, en este sentido, nos anima no solo a volver a los valores mencionados anteriormente, sino también a recuperar el valor de disfrutar del presente y apreciar el tiempo. Una taza de té es un momento que dedicamos a nosotros mismos, o a los demás cuando invitamos a amigos. Una taza de té nos obliga a estar consientes del tiempo: necesitamos controlar el tiempo de infusión para hacer la perfecta taza de té. Además, el té exige puntualidad, un concepto valorado en Inglaterra y en otros países consumidores de té.

Del mismo modo, otros países productores de té, como Argentina, contribuyen con un nuevo valor: la pasión. La pasión nos impulsa a hacer cosas que parecían imposibles. Pasión nos empuja a trabajar muy duro para superar las dificultades y crear cosas nuevas: nuevas formas de producir té, nuevas mezclas y nuevas experiencias.

Los valores del té son las joyas de la humanidad: pasan de un país a otro, de generación en generación, de cultura en cultura y atraviesan el tiempo. Paciencia; armonía con la naturaleza, con nosotros mismos y con otras personas; respeto; pureza; tranquilidad; puntualidad; pasión… Todos estos valores ayudan a construir la cultura del té. El té nos da la oportunidad de cultivar estos valores para hacer un mundo mejor para las generaciones futuras.

 

#LaCulturaDelTe

by Victoria Bisogno

Read Victoria´s article in English at World Tea News >>

 

Deja un comentario con tu cuenta facebook: