Edulcorantes naturales para el té

¿Es correcto endulzar el té? Esta es una pregunta que siempre me hacen…En este artículo vamos a descubrir algunas alternativas naturales al azúcar y aprender a elegir conscientemente.

By Victoria Bisogno

¿ES CORRECTO ENDULZAR EL TÉ?

A la hora de disfrutar de una taza de té, muchas veces surge esta pregunta: ¿Se puede endulzar el té? Si bien en las catas técnicas en El Club no utilizamos ningún tipo de aditivo para así poder apreciar esta bebida milenaria en su mayor expresión (sin nada que modifique su perfil sensorial), cuando vamos un tomar un té por “placer”, el panorama es diferente.

Desde el olfato hasta el gusto, en la cata técnica del té participan todos los sentidos. La experiencia de cata consta en analizar diversos aspectos, entre los cuales se encuentran atributos de calidad directamente relacionados con su estado de conservación, o con la presencia o ausencia de defectos. Entonces, si al té le agregamos azúcar u otro endulzante, esto no nos permitiría apreciarlo correctamente ya que podría “disfrazar” muchas de sus características.

En cambio, si el objetivo es simplemente disfrutar de una taza dé en la comodidad de tu casa o en un encuentro con amigos y sin fines técnicos, los agregados están siempre permitidos. Como siempre, lo importante es pasar un buen momento y elegir el té que más nos guste y cómo nos guste. Pero, ¿cómo endulzar el té? Para eso, existe un sinfín de posibilidades que vamos a ver a continuación: desde la clásica cucharadita de azúcar, hasta alternativas más saludables y naturales u opciones más artificiales.

LA ALTERNATIVA NATURAL AL AZÚCAR

Por lo general, cuando hablamos del dulzor de un alimento lo relacionamos directamente con el azúcar, un endulzante de origen natural obtenido a partir de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera mediante procedimientos industriales. De este endulzante existen diferentes tipos:

  • Azúcar blanca: para el proceso de refinado del azúcar blanca se requiere de sustancias químicas como el ácido fosfórico. Es por eso que se debate mucho sobre sus posibles efectos perjudiciales para la salud. 
  • Azúcar morena: el azúcar morena o negra es azúcar refinada con un agregado de melaza. En algunas ocasiones también puede incluir colorantes.
  • Azúcar mascabo: aunque su color es similar al del azúcar morena, es una opción más natural (obviamente, siempre que se consuma con moderación) ya que no contiene aditivos. Al ser un alimento no refinado, conserva sus nutrientes.

Sin embargo, hoy en día existen muchos estudios y documentaciones que recomiendan la eliminación de este producto de la dieta o, al menos, la sustitución del azúcar blanca refinada por edulcorantes naturales. Entre sus fundamentos, remarcan que la primera solamente aporta calorías sin ningún contenido nutricional, es decir “vacías”: ausentes de vitaminas y minerales.

¿QUÉ SON LOS EDULCORANTES NATURALES?

Se denominan edulcorantes naturales a los productos que tienen origen en la naturaleza y no son químicos producidos en fábricas o laboratorios: surgen de plantas o son sintetizados por animales, como es el caso de las abejas y la miel. Si bien la gran mayoría de ellos tiene un alto valor calórico (como es el caso de la miel) también hay algunos de bajo valor calórico como la Stevia y que incluyen diferentes beneficios para la salud. A continuación, descubre todos los beneficios de los edulcorantes naturales.

ALGUNOS DE LOS TIPOS DE EDULCORANTES MÁS COMUNES

Entre los sustitutos naturales, estos son los más populares y, como decíamos, cada uno cuenta con diferentes beneficios:

  • El té con miel de abeja: además de ser delicioso, el té con miel es perfecto para alivianar los síntomas del dolor de garganta. La miel cruda o la miel manuka son de las mejores.
  • El té con estevia: es de los sustitutos naturales más populares. Se extrae de una planta llamada Stevia rebaudiana, no contiene fructosa y siempre se recomienda elegir la hoja de estevia molida. Para endulzar el té, hay que tener en cuenta que se estima que tiene un poder edulcorante 100 veces más potente que el azúcar.
  • El té con panela: se elabora a partir del jugo extraído de la caña de azúcar. Al no pasar por procesos químicos ni contar con aditivos o conservantes, es considerado el más puro de todos los azúcares.
  • El té con sirope de yacón: es muy elegido por sus propiedades nutricionales y medicinales. El yacón es un alimento originario de América del Sur, utilizado desde la antigüedad por sus propiedades.
  • El té con sirope de arce: el sirope o jarabe de arce es un dulce fabricado a partir de la savia del arce azucarero, arce rojo o del arce negro, como también de otras especies de esta planta.
  • El té con melaza: también es conocida como miel de caña; su color es más oscuro y el sabor más intenso que la de abeja. Es muy nutritiva y rica en calcio, hierro y potasio, entre otras propiedades.

Respecto a los edulcorantes artificiales, los más conocidos son la sacarina y el aspartamo: su poder edulcorante es mayor que el del azúcar, por lo que se necesitan menos cantidades para endulzar una bebida o comida. 

ES HORA DE OLVIDAR A LOS EDULCORANTES ARTIFICIALES

Así como sucede con el resto de los alimentos, la elección de qué ingerimos día a día dependerá de cada uno y en el mercado hay todo tipo de opciones.
Si bien el valor calórico de los edulcorantes artificiales es mucho menor que el azúcar o sus sustitutos naturales, lo que generalmente lo convierte en una alternativa atractiva, no por eso es más saludable. Básicamente, no contiene los nutrientes naturales del azúcar y, como su nombre lo define, es un producto artificial.
Por eso, la pregunta es: ¿Realmente queremos incorporar a nuestro organismo productos que, en definitiva, fueron elaborados en un laboratorio o bajo un sinfín de procesos industriales? Si la respuesta es no, los sustitutos naturales al azúcar son una opción válida.

POR QUÉ DEBEMOS SUSTITUIR EL AZÚCAR?

Según remarca la Organización Mundial de la Salud, el azúcar no debe aportar más del 10% de las calorías diarias tanto en niños como en adultos. Es decir, para una dieta de 2.000 calorías (la idónea para un adulto sano), este porcentaje representa unos 50 gramos de azúcar, el equivalente a unas 12 cucharadas de café. Pero si bien señala como tolerable estos 50 gr. al día, aconseja un máximo de 25 gr. Es decir, la mitad. 

Entonces, si se sigue el consejo de la OMS, es muy probablemente que la mayoría de las personas deban hacer un ajuste en su alimentación. Es ahí donde aparecen los endulzantes naturales sobre los cuales hablamos como una alternativa frente al azúcar blanca. Pero ojo, porque aunque estos endulzantes sean más saludables, no dejan de ser azúcar, con lo cual siempre es necesario moderar su consumo.

¿CÓMO SUSTITUIR EL AZÚCAR?

Tanto para el té como para todo tipo de preparaciones dulces, la realidad es que el azúcar siempre fue considerado el endulzante por excelencia. Si durante años sólo se tuvo esta opción como válida, para sustituirla -ya sea por endulzantes naturales o artificiales- es cuestión de cambiar hábitos. Y eso lleva tiempo.

Por eso, siempre la clave es comenzar de a poco y elegir conscientemente qué combustible queremos darle a nuestro cuerpo. Una buena manera es plantearse cambios lentos: un día, prueba en ponerle menos cantidad de azúcar; a la semana siguiente, reemplazalo por miel y así sucesivamente hasta dar con el endulzante y la cantidad que permita disfrutar del té de la mejor manera posible. Y por supuesto, en el mundo del té, si sabes prepararlo correctamente, habrás notado que no necesitas agregarle azúcar, ya que solo, solito, solísimo el té es exquisito! 🙂

#LACULTURADELTE

Deja un comentario con tu cuenta facebook: