Los tipos de té

Tipos de Té

Aunque en ciertas regiones está muy incorporado en el lenguaje cotidiano hacer referencia a distintas infusiones como té -oímos decir “convídame un té de menta”, “un té de manzanilla”, “un té de boldo”, etcétera- debemos saber que éstos no son rigurosamente tés, sino infusiones de distintas hierbas o “tisanas”.

 

DIFERENTES TIPOS DE TÉ

Si bien existen diferentes tipos de té, todos provienen de la misma planta, la Camellia sinensis, originaria de China.

Históricamente, los principales países productores de té han sido China, Japón, India, Sri Lanka, Kenia y Turquía, pero día tras día más países producen diferentes tipos de té alrededor del mundo. También Argentina produce té, que dedica mayormente al té helado y saquitos (bolsitas), y en menor proporción a la producción de té en hebras. La mayor parte de esta producción se exporta a otros países, principalmente a Estados Unidos y Rusia. Las variedades de té negro y verde son las más importantes en este país.

Cada país productor elabora distintas clases de té aplicando diferentes procesos a las hojas de la Camellia sinensis, la planta del té, como pueden ser la oxidación, la fijación o la fermentación. Es así que llegan a nuestras manos cientos de tés de diverso origen y características organolépticas (los atributos que apreciamos a través de los sentidos).

CLASES DE TÉ POR COLORES

Todos oímos hablar alguna vez del té rojo, del té blanco, verde… pero ¿qué diferencia hay entre todas estas variedades de té? Como dijimos, todas ellas provienen de la misma planta del té, pero su diferencia radica en el proceso que sufren sus hojas dentro de la fábrica a donde se realiza la elaboración. Los principales tipos de té son:

Té blanco
Té verde
Té amarillo o dorado
Té azul (también llamado Oolong)
Té rojo (conocido en Occidente como té negro)
Dark tea o té fermentado (que incluye el puerh)

Es importante destacar que el té posee diferentes compuestos químicos que ayudan a mejorar la salud, provocando bienestar general y beneficios espirituales, ya que actúa de igual manera sobre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Las propiedades del té están presentes en las distintas variedades, aunque algunos tés, por los distintos procesos de elaboración que atraviesan, se diferencian por beneficiar más ciertas condiciones del organismo que otros. En líneas generales, el té contribuye a la salud de la siguiente manera:

  • Protege y fortalece el sistema inmunitario
  • Ayuda a reducir el estrés y combatir las infecciones
  • Ayuda a prevenir las caries y las enfermedades de las encías
  • Combate el proceso de degradación de las células provocado por los radicales libres
  • Ayuda a mantener sanas las arterias, protegiendo contra accidentes cardiovasculares, trombosis y enfermedades cardíacas
  • Colabora en la reducción del colesterol
  • Ayuda a controlar la presión sanguínea
  • Permite mantener bajos los niveles de azúcar, evitando la diabetes y la obesidad

LA MISMA PLANTA, DIFERENTES PROCESOS Y TIPOS DE TÉ

Todos los tipos de té se diferencian en cuanto a la forma de las hojas, al color de las hebras y del licor, al aroma, al cuerpo y astringencia en la boca, entre otros atributos organolépticos. Muchas de estas diferencias dependen de los procesos que se les aplican a las hojas del té en la fábrica.

El té blanco es el menos procesado de todos, podemos decir que es el más delicado de todos los tipos de té. El té negro está completamente oxidado, el azul parcialmente y el verde directamente no atraviesa este proceso. Finalmente, el Dark Tea (como el Puerh o el Hei Cha) sufre un proceso de fermentación. Pero todos, debemos recordar, provienen de la misma planta del té: la Camellia sinensis.

El mundo del té ofrece un abanico de colores para disfrutar con la vista, el tacto, el oído, el olfato y el gusto…. ¿quién dijo que los colores sólo se pueden ver?

BLENDS DE TÉ

Hoy en día en el mercado podemos encontrar una gran variedad de té de sabores, también llamados blends de té o Tea Blends en inglés. Éstos son mezclas de té con distintos ingredientes como frutas, flores, hierbas, especias y esencias, cuidadosamente seleccionados y combinados para dar una bebida especial para cada persona y para cada momento.

En los blends se utilizan diferentes tipos de té provenientes de distinto origen. Podemos encontrar blends hechos a base de té negro Ceylon (de Sri Lanka), Darjeeling (de India) o de té verde Sencha (de Japón) y Lung Ching (de China). Ocurre lo mismo con los tés blancos, azules, amarillos e incluso con los dark teas.

Inglaterra, por ejemplo, ha creado uno de los blends más conocidos a nivel mundial, el Earl Grey. Éste es una mezcla de té negro con extracto de bergamota.

Cada blend de té se elabora buscando un encanto en particular y esto va a estar dado tanto por la selección del tipo de té base como por los ingredientes. Así, se obtendrá un blend con aroma, sabor y cuerpo especial para cada ocasión.

#LaCulturaDelTe

 

Fuente: “Manual del Sommelier de Té” de Victoria Bisogno y Jane Pettigrew.
Del Nuevo Extremo (2014)

 

Deja un comentario con tu cuenta facebook: