PROPIEDADES DEL TÉ VERDE

Además de ser un poderoso antioxidante, el té verde tiene numerosas propiedades para la salud debido a su alto contenido de catequinas. En este nota te contamos todo lo que tienes que saber sobre esta reconocida variedad.

El té tiene muchos beneficios para la salud. Todos los tipos de té los tienen. Ya te conté en otras notas del blog que el té es una infusión de las hojas y brotes de una planta llamada Camellia sinensis. Cuando realizamos la infusión de las hojas en agua caliente, gran parte de los compuestos solubles propios de la planta pasan al líquido, que luego ingerimos, incorporando a nuestro cuerpo nutrientes, vitaminas, aminoácidos, etc. Numerosos estudios médicos, de universidades y laboratorios han comprobado que el té verde:

  • Ayuda a combatir el estrés
  • Ayuda a relajar el cuerpo
  • Posee efectos anti-cancerígenos
  • Ayuda a aumentar el metabolismo, para prevenir la obesidad
  • Ayuda a proteger el corazón y el cerebro de enfermedades vasculares
  • Mejora el sistema inmunitario
  • Ayuda a prevenir la enfermedad de Alzheimer
  • Ayuda a controlar la diabetes y a prevenir la fibrosis hepática
  • Combate el envejecimiento
  • Mejora el aspecto de la piel y de las uñas

De todas las propiedades del té verde, la más difundida es su poder antioxidante, ya que es la variedad que aporta mayor cantidad de catequinas, maximizando los beneficios asociados a estos compuestos naturales del té.

EL PODER ANTIOXIDANTE DEL TÉ VERDE

Si bien todos los tipos de té tienen importantes beneficios para la salud, el té verde en particular posee un mayor poder antioxidante: su alto contenido de catequinas ayuda a prevenir el envejecimiento y a disminuir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, entre otras cosas. Es por esto que en el mercado podemos encontrar una gran cantidad de complementos para la alimentación, la salud y el cuidado de la piel.

El gran poder antioxidante del té verde se debe al proceso de elaboración que sufren sus hojas en la fábrica, en el cual se aplica un método denominado “fijación”, cuyo principal objetivo es evitar la oxidación de la hoja a través de la aplicación de calor. En China, la fijación tradicionalmente se realiza en sartenes, woks y hornos, mientras que en Japón se utiliza casi siempre el vapor. Es importante comentar que cada método de fijación le aporta al té un sabor particular, con lo cual podemos diferenciar los tés verdes de estilo chino de los elaborados con el método de fijación japonés gracias a sus notas aromáticas en la taza.

También la cantidad de antioxidantes depende del tipo de cosecha que se realice. Cuanto más jóvenes son las hojas, mayor es su contenido de antioxidantes. Si buscar aprovechar al máximo el efecto antioxidante del té verde, te recomiendo consumir té en hebras, ya que el té en saquitos o bolsitas se elabora con hojas más viejas, reducidas en antioxidantes.

El té verde se produce en diferentes países del mundo, pero los de mayor calidad se elaboran en China y Japón. En China, los más conocidos son el Lung Ching (Pozo de Dragón), también conocido como el “champagne de té verde”, el Maofeng y el Gunpowder. En Japón, los tés que más se destacan son el Sencha, el Gyokuro y el Matcha.

CÓMO PREPARAR EL TÉ VERDE

Para una correcta preparación del té verde, te recomiendo utilizar el agua a una temperatura de entre 70°C y 80°C e infusionar las hebras entre 1 y 2 minutos, dependiendo del té. Si utilizas saquitos nunca superes los 50 segundos de infusión, ya que tu té se volverá muy amargo y astringente.

CON QUÉ MARIDAR EL TÉ VERDE

Muchos creen que el té sólo se puede beber acompañado de comida dulce, como scones, tortas, masitas, chocolate… Sin embargo, también es un gran compañero de la comida salada: anímate a probar el té verde acompañado de sushi, salteados de arroz y vegetales, masitas de queso, panes rellenos, tartas y ensaladas.

VIDEO: PROPIEDADES DEL TÉ PARA LA SALUD

Deja un comentario con tu cuenta facebook: