EL Té Gourmet: Nuevas Oportunidades de Negocios

El Té Gourmet

Lo teníamos un poco olvidado, relegándolo al humilde saquito que se toma en 5 minutos antes de salir a trabajar, o bien como digestivo después de las comidas. Pero sin darnos cuenta ha empezado a abrirse camino entre nosotros, a sofisticarse, y aquí está de vuelta con fuerza renovada: el té.

El té es una bebida milenaria con un riquísimo contenido histórico y cultural. No obstante en Latinoamérica, por diversas razones, si lo comparamos con algunos otros productos gourmet (como el vino) el té aún tiene mucho por crecer.

En países tradicionalmente tomadores de té han empezado a surgir dos tendencias que podrían parecer contrapuestas. Esto también lo estamos empezando a ver en nuestro continente.

A la primera tendencia la podríamos llamar “renacentista”, y se manifiesta en la búsqueda de la máxima exquisitez, refinamiento del paladar, y retorno a la tradición. Aquí encontraremos muchos elementos, incluso innovaciones, pero siempre relacionados a la cultura clásica en torno al té. Podemos mencionar el creciente abandono del saquito en favor del redescubrimiento del té en hebras de alta calidad de producciones orgánicas, singles estates, la demanda por conocer las ceremonias orientales, el retorno a los clásicos Afternoon Teas de refinado estilo inglés, el surgimiento de blends artesanales desarrollados con aromas y sabores finos y balanceados provenientes de productos totalmente naturales, los nuevos maridajes con productos gourmet, el uso de vajilla refinada y hasta el ingreso de relojes y termómetros para asegurar la máxima perfección en la preparación del té.

La otra tendencia, que podríamos denominar “vanguardista”, se destaca por una renovación en la forma y el contenido de dichos conceptos, expandiendo el té hacia nuevos paradigmas hasta ahora poco explorados. Algunas facetas de esta tendencia son los cócteles con té (preparados con frutas y bebidas espirituosas como vodka o whisky), el creciente ingreso del té en la cocina (en recetas para preparar platos diversos como carnes, postres, helados, etc), maridajes novedosos, como el casamiento del té con quesos, sushi, y hasta el uso creciente del té en tratamientos para la salud, la belleza de la piel y dietas.

Dos opuestos que se atraen.

Quizás valga también para el té algo que dijo Kurt Cobain sobre la música: “La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor.” Se trata de conocer y disfrutar. Esas tendencias en el té que parecen contrapuestas se refuerzan y retroalimentan mutuamente, componiendo ambas el maravilloso mundo del té y haciéndolo crecer. Definitivamente una refuerza a la otra.

Pero finalmente existe una tendencia que no tiene contrapartida, y es la del conocimiento. Ya sea para uso profesional o bien para deleite personal, cada día vemos más gente de todas las edades que decide estudiar y capacitarse en este universo encantador, dado el gran número de oportunidades de negocio en torno al té. Muchos profesionales están en la búsqueda de algo nuevo, de una forma de recuperar la pasión por el trabajo, y definitivamente lo encuentran con el té en una amplia gama de proyectos que se abren día a día.

El mundo del té es inmenso en su cultura. Además, tecnicismos, nomenclaturas, conocimiento empírico, histórico, artístico, mitos, creencias, ceremonias y hasta técnicas de cata más complejas que las del vino son solo algunos elementos de un mar de conocimiento que esta bebida encierra, la misma que ha venido siendo desarrollada por distintos países que le dieron origen, que lo han producido y consumido en el pasado y que lo producen y consumen en el presente. El mundo del té no tiene límites, y está a la espera de nuevos emprendedores que quieran ampliar su mundo a algo nuevo y excitante.

Esperemos entonces, como dijo Cobain, que el conocimiento produzca en nosotros encanto y pasión, y así el té se convierta en alimento del amor.

#LaCulturaDelTe

Deja un comentario con tu cuenta facebook: