Descubre las experiencias vividas por Victoria Bisogno en diferentes países del mundo, donde logra ampliar sus conocimientos como Tea Master.

Viajes por el Mundo

té en Assam, India

La Ruta del Té: Viaje a la India – Assam

Assam es la cuna del té de la India. En 1823, cuando este país era colonia británica, el Mayor Robert Bruce que estaba a cargo de la guarnición de Assam, bebió una infusión que habían preparado para él con hojas de un arbusto local. Robert probó la bebida y encontró tal parecido con el té que bebía en Inglaterra (proveniente hasta el momento de China) que envió algunas hojas de ese arbusto a Calcuta para ser estudiadas. Allí descubrieron que se trataba de una variedad local de la planta del té: la Camellia sinensis assamica.

La Ruta del Té: Viaje a la India

La ruta del té: Viaje a la India – Darjeeling

Cuando pensamos en té, muchas veces vienen a nuestra cabeza imágenes de la India. La República de la India, ubicada en Asia del Sur, es uno de los mayores productores de té a nivel mundial, y un país con una entrañable cultura. Sus exóticas costumbres gastronómicas y milenarios templos hacen de esta región un imán para los aficionados al té, a los viajes y al descubrimiento. Luego de conocer China, el siguiente destino de té en mi lista fue la India.

La Ruta del Té: Viaje a China

La ruta del Té: Viaje a China

Cuando todavía estaba trabajando como ingeniera para una empresa multinacional, todo el mundo me preguntaba por qué me gustaba tanto el té. Yo les describía los rituales que conocía, los paisajes a los que me transportaba tomando una simple taza de té, y cómo esa ceremonia cotidiana de observar las hebras, calentar el agua, medir la temperatura y esperar el tiempo adecuado, se convertía en el cable a tierra que necesitaba en el medio de la locura del trabajo.

La Ruta del Té: Viaje a Londres

La ruta del Té: Viaje a Londres

Todavía trabajando como ingeniera para una empresa inglesa tuve la suerte de vivir unos meses en Londres. Yo era muy joven y llevaba en mi valija una carga de miedos y expectativas, que felizmente fueron superados al primer contacto con esta ciudad. Su gente resultó de lo más amable, la metrópolis era de lo más atractiva y me sentí enseguida como en casa.