La ruta del Té: Viaje a Japón

Japón es otro destino imperdible en la ruta del té. Un país que ha sufrido incontables desastres naturales y guerras, que sin embargo se levanta frente al mundo con majestuoso vigor y elegancia.

by Victoria Bisogno

La cultura japonesa es impactante y cautivadora por diferentes motivos: por ejemplo, uno de ellos es que al recorrer ciudades muy pobladas como Tokio, la capital de Japón, que supera los 35 millones de habitantes en su región metropolitana, el silencio en las calles es sorprendente. Nadie levanta la voz, nadie corre, no se escucha ni una bocina. Incluso parecería que hay pocas personas recorriendo las aceras. En el subte (metro) el silencio también causa estupor. Tal es la falta de ruido que en algunas líneas se escucha un sonido a pajaritos que sale de los altoparlantes del transporte. Estos ejemplos creo que ilustran muy bien lo que el respeto significa en Japón. Cada vez que se presenta la oportunidad, me gusta compartir con mis alumnos cómo este valor del té se ve representado de forma viva en el país del sol naciente.

Para el amante del té verde en particular, Japón es otro viaje a Disney. Esta infusión está presente todo el tiempo, en todos lados. El té verde en polvo matcha, utilizado en la tradicional ceremonia del té de Japón (Chanoyu), es parte cotidiana de muchas recetas de gastronomía: se consumen fideos de matcha, chocolates con matcha, pastelitos de matcha, helados, tortas, sopas y todo tipo de alimentos dulces y salados. También en la calle se encuentran máquinas expendedoras de bebidas frías y calientes a donde el matcha es un gran protagonista. Cadenas internacionales como Starbucks han adaptado ciertos productos al gusto local ofreciendo batidos y lattes de té verde. Incluso los hoteles ofrecen en el desayuno café o matcha latte. Una locura de sabor para los que sucumbimos ante la Camellia sinensis.

Si quieres vivir tu propia experiencia de té en Japón, no te pierdas nuestro próximo viaje de estudios a Japón!

Volviendo al té en hebras, cuando estuve en Japón tuve la oportunidad no sólo de hablar con su gente sino también de participar en la primera cosecha de té del año, todo un privilegio para un amante del té.

SHINCHA: la primera cosecha de té japonés

Shincha es el nombre japonés para la primera cosecha de té del año, que generalmente se realiza a comienzos del mes de abril. El shincha es mayormente consumido dentro de Japón, ya que es muy apreciado por la gente local y es bastante caro, por lo tanto es raro encontrarlo en Occidente.

Después de pasar algunos días fríos en diferentes ciudades y pueblos de zonas rurales durante más de dos semanas en el mes de abril, al llegar a las plantaciones de té del sur de Kioto fui bendecida con un clima templado y días soleados. Esto generó la oportunidad para muchos productores de té de cosechar y elaborar el primer té del año.

Aunque Japón es un país pequeño en términos de territorio, su gente obtiene lo máximo de cada porción de tierra, usa diferentes procesos que contribuyen, junto con un clima adecuado, composición del suelo y mano de obra, a la producción de exquisitos y diversos tés. Pero no se trata solamente de recursos, se trata de su amor por el té. Mi búsqueda del té me permitió conocer gente muy valiosa, profesionales y artesanos que dedican su vida a la agricultura, y a su pasión por el té.

Es así como mientras recorría los “campos celestiales” en la cima de una montaña en Wazuka, al sur de Kioto con Matsumoto, el vice presidente de Obubu Tea Plantations, con la fresca brisa de la mañana acariciando las mejillas, le pregunté “¿qué significa el té para vos?” Y entonces comprendí todo. Él me respondió: “Nosotros creemos que el té tiene un rol en conectar a las personas. En 2011 hubo un gran terremoto y tsunami en Japón. Luego del terremoto la gente sobrevivió bebiendo agua. Luego nuestra compañía fue a ofrecer té a la gente que todavía estaba luchando en la zona del desastre. La gente, mientras tomaba el té, nos decía que el agua calma la sed pero el té alivia el dolor…Para nosotros el té es algo que conecta a las personas.”

#LaCulturaDelTe

PRIMERA PARADA: UJI

En Uji, una de las regiones productoras de té más conocidas de Japón, me reuní con la señorita Hitomi Hayamizu de Itohkyuemon, quien me hizo probar su shincha, el primer té verde sencha de alto grado del año, cosechado y elaborado sólo un par de días antes de mi llegada a los alrededores de Uji. Preparado en una tetera Kyusu tradicional, ese té sabía a cielo, con notas frescas a flores en el ataque, notas a vegetales crudos, pasto, algas y limón en el medio y un dejo a umami delicioso. Era un té liviano, fresco y muy aromático.

SEGUNDA PARADA: WAZUKA

En Wazuka visité a mi amigo Matsumoto-san mencionado arriba, un encantador productor de té. Cuando estaba ahí, Matsu hizo con sus propias manos un delicioso té verde “Kama-iri” con la primera cosecha del año. Este té se elabora de forma diferente que el tradicional té verde japonés: no se le aplica vapor (en la etapa de fijación en el proceso de elaboración) sino un proceso de calor seco haciendo uso del wok, por lo que este té tiene un sabor mucho más suave y dulce que los tés verdes fijados al vapor. Tiene sutiles notas a nueces y arroz tostado.

TERCERA PARADA: KYOTANABE

En Kyotanabe tuve el honor de conocer al señor Yamashita Toshikazu, el tea master que elabora el té para el emperador de Japón. El señor Yamashita preparó su gyokuro (primera cosecha del año) en una hermosa tetera Houhin y me ofreció un pequeño cuenco de ese oro verde elaborado y preparado por sus propias manos. La sensación de recibir el primer té de la temporada de las manos de tan prestigioso maestro de té, junto a la perfección de la infusión hizo que ese momento fuera verdaderamente inolvidable!!!

Con un intenso gusto a umami, redondo en boca y con gran cuerpo, este té tenía notas a espinacas hervidas, olivas verdes y algas. De textura aterciopelada, era un té largo e intenso, que casi se podía masticar!
Como siempre digo, descubrir el origen de cada té representa un viaje emocionante al corazón de la milenaria cultura del té.

 

#LaCulturaDelTe

Deja un comentario con tu cuenta facebook: